Saltar al contenido

Todo lo que debes saber sobre las lunas tintadas en nuestro coche

06/03/2018
www.masqmotor.es

Una de las características cada vez más populares en los vehículos es la inclusión de lunas tintadas, es decir, cristales a los que se les han incluido en su cara interna unas láminas de plástico con el fin de evitar que las personas que están fuera del coche puedan ver el interior. En algunos modelos de coches las lunas tintadas son parte del estilo y equipamiento de los mismos, sin embargo, en otras ocasiones son los propios conductores los que piden a la empresa automovilística la inclusión de este tipo especial de cristales. Si quieres saber por qué existe tanta demanda de cristales tintados o tienes alguna duda respecto a ellos, estate atento a la información que te ofrecemos a continuación.

¿Para qué sirven las lunas tintadas?

Algunos conductores prefieren las lunas tintadas por el aspecto estético de las mismas, aunque éstas en una función secundaria. La verdadera ventaja de estos cristales es que aporta privacidad a los pasajeros que están dentro del coche, debido a que ellos sí pueden ver el exterior con total claridad pero las personas ajenas no pueden verles a ellos.

Otra función relevante de las lunas tintadas es que protegen de los rayos del sol. Sus características hacen que no penetre la luz en el coche, evitando las molestias o calentando el interior del coche en exceso. De esta forma, se necesitará de menor energía para enfriar el coche, un menor uso del aire acondicionado que permite un menor consumo de carburante. También son eficaces para evitar los daños de los rayos ultravioleta del sol.

Las lunas tintadas también evitan o reducen el cansancio ocular y los deslumbramientos provocados por los coches que circulan detrás de nosotros. Por ello, es requisito que los coches incluyan dos espejos retrovisores exteriores. Son de gran utilidad para asegurarse una mayor protección en caso de impacto o choque. Los cristales tintados no estallan ni se rompen en mil pedazos cuando sufren un golpe gracias a la lámina solar adherida.

Lunas tintadas homologadas

Es España es de obligado cumplimiento que las láminas que se colocan a los cristales para hacerlos tintados estén homologadas. En caso contrario, podríamos ser sancionados o provocar que el coche no pase la ITV. Si las lunas tintadas están homologadas es necesario que el taller proporcione un certificado de laboratorio que recoge cual es el modelo de lámina empleado, así como todas sus especificaciones y día de instalación. Además, cada uno de los cristales deberá tener un sello de homologación.

Lunas tintadas delanteras y traseras

En España no está permitido tintar los cristales delanteros del coche, es decir, la luna frontal delantera y los cristales laterales del sitio del conductor y del copiloto. No es de extrañar ver vehículos extranjeros con las lunas delanteras tintadas ya que en algunos países la legislación lo permite.

Por lo tanto, las lunas tintadas están permitidas en las ventanillas laterales de la parte de atrás y en la luna trasera. Éstas pueden ser de varios colores en función del estilo del coche o del gusto de los conductores. Se puede elegir entre varias tonalidades y diferentes niveles de opacidad de las láminas adhesivas. También podemos optar por las lunas espejadas o lunas espejadas en degradado.

Otras cuestiones sobre las lunas tintadas

El precio de las lunas tintadas puede variar en función del tipo de vehículo, el número de cristales que tenga y el tiempo que se necesite de mano de obra. El precio también se puede ver afectado por la dificultad a la hora de colocar las láminas. Como guía, el precio puede oscilar entre los 150 y 200 euros.

Las lunas tintadas, por otra parte, no afectan al funcionamiento de la señal del GPS ni genera inconvenientes en la luneta térmica ni en la tercera luz de freno. Asimismo, no afecta a la garantía del coche.

Última actualización: 30/11/2018 8:59 pm