Saltar al contenido

Shell T25 nace un coche ultraeficiente para ciudades del futuro

06/03/2018

Se calcula que en el año 2050, las tres cuartas partes de la población vivirán en ciudades. Esto supone que en las ciudades se concentrará muchas más polución que la que hay hoy en día, debido a que se concentrarán muchos más vehículos.

Con el objetivo de evitar esta situación en la que las ciudades del futuro estén repletas de contaminación, los principales fabricantes de vehículos se esfuerzan por lanzar coches con tecnologías cada vez más eficientes, con menor consumo, más respetuosos con el medio ambiente, emitiendo menos CO2, etc.

En este sentido, la petrolera Shell, junto a Gordon Murray, diseñador de Mc Laren en Fórmula 1, y la consultora de ingeniería Geo Technology, se han unido para desarrollar un vehículo catalogado como ultraeficiente para estas ciudades del futuro.

Características del Shell T25

El Shell T25 no es un vehículo eléctrico, sino que incorpora un motor de gasolina de bajo consumo (2,64 litros a los 100 km.). Cuenta con tres cilindros y 660 CC y alcanza una velocidad máxima de 156 kilómetros por hora. Se trata de un vehículo que ha reducido las emisiones de CO2 un 32%.

Shell T25 está desarrollado a partir de otro modelo fabricado por el diseñador de Mc Laren en el año 2010, pero optimizándolo. Se ha reducido su peso, gracias a la carrocería de fibra de carbono reciclada con la que está fabricad;, se han reducido sus dimensiones, pero, al mismo tiempo se ha aumentado su resistencia y seguridad, gracias a la tecnología de Fórmula 1 con la que está diseñado el vehículo. Los principales objetivos a la hora de diseñar el coche ultraeficiente han sido la reducción de costes y la mejora del medio ambiente.

Para conseguir reducir su peso y dimensiones, sin renunciar a la seguridad y resistencia, este vehículo lleva piezas fabricadas con  impresoras 3-D y materiales reciclados y de bajo consumo energético. Porque el coche Shell T25 es eficiente, es ligero, es resistente y es seguro, pero también tiene una estética particular. Recuerda a los coches de la película Cars, con acabados redondeados, faros con formas divertidas que simulan ojos de dibujos animados, colores alegres, etc. Pero también cuenta con un interior cómodo con aires deportivos. Tiene un aspecto moderno pero con aires retro. En la parte del piloto, se observa un coche de fácil acceso a todos los espacios, intuitivo y funcional. Un coche ideal para conducir de la forma más eficiente en las ciudades del futuro.

Este coche es la prueba fehaciente del uso de la tecnología al servicio de la eficiencia y la eficacia, y contribuyendo a la mejora del medio ambiente. Es posible invertir en tecnología para lograr un mundo mejor, con menos contaminación, utilizando materiales reciclados, sin tener que renunciar a un vehículo seguro. Desde la petrolera anglo-holandesa Shell han mostrado públicamente su satisfacción ante el lanzamiento de este vehículo ultraeficiente, calificando el proyecto como un “hito significativo en la ingeniería del automóvil”, en palabras de Mark Gainsborough, vicepresidente ejecutivo de la división de lubricantes de Shell.

Confiemos en que la tecnología siga siendo clave en los avances por conseguir una reducción de la contaminación y una mejora por el aire que respiramos, porque es beneficioso para todos, y los vehículos inteligentes serán uno de los pasos fundamentales para que nos desplacemos sin esfuerzo y sin contaminación.

Los vehículos eléctricos siguen también avanzando y logrando abrirse hueco poco a poco entre las grandes compañías de automóviles, quienes están concienciadas, cada vez más de la necesidad de invertir su tecnología en coches eficientes y libres de emisiones CO2.