Saltar al contenido

Qué piezas del coche se recomiendan cambiar a los 100.000 kilómetros

05/03/2018
www.masqmotor.es

Como ya es sabido por todos, el mantenimiento preventivo del coche evita la posibilidad de sufrir averías cuando menos nos las esperamos. La revisión exhaustiva del vehículo a lo largo del año es la clave para circular sin problemas y sin la preocupación de quedarnos tirarnos en la carretera,  sobre todo cuando llega la hora de irnos de vacaciones que ya están a la vuelta de la esquina.

Es habitual que los coches que han superado los 100.000 kilómetros necesiten un cambio en algunas de sus piezas. A simple vista es difícil determinar cuáles son los elementos o componentes del vehículo que debemos mirar con más detenimiento. Por ello, vamos a elaborar una lista con las piezas que debes revisar al llegar a los 100.000 kilómetros. Omitiremos el cambio de aceite ya que es una acción que se considera normal y habitual para todos los conductores ya que se debe cambiar cada kilometraje y sustituirlo cada uno o dos años en función del uso del coche.

Componente a revisar cuando el coche llegue a los 100.000 kilómetros

En primer lugar, debemos revisar el estado del líquido refrigerante del coche, especialmente cuando el vehículo ya tiene unos años. Los coches moderno emplean ya refrigerantes orgánicos que no tienen fecha de caducidad o fecha de cambio. Por lo general, es recomendable sustituir el líquido refrigerante cada 100.000 kilómetros. En caso de usar poco el coche, deberemos sustituirlo a los 10 años desde la fecha de fabricación del mismo en caso de que sea un refrigerante orgánico y a los 5 años cuando sean vehículos con refrigerantes tradicionales.

Otros componentes a revisar son los aceites del diferencial y la caja de cambios. Estos elementos se deben sustituir al alcanzar los 100.000 kilómetros o al llegar a los 10 años. Esta información afecta también al líquido del cambio automático en aquellos vehículos que lo equipen.

A pesar de que la mayoría de los coches actuales, incluso los más baratos, ya incluyen direcciones con asistencia eléctrica, siguen existiendo aquellos vehículos que no la integran. En estos casos es recomendable sustituir el líquido propio de la dirección asistida cuando hayamos superado los 100.000 kilómetros. En cuanto a los líquidos del coche, el líquido de frenos también debe ser revisado y cambiado cada dos años aproximadamente.

Una vez revisados todos los líquidos, es momento de pasar a los filtros del coche que se deben cambiar cada 100.000 kilómetros. Como ya hemos comentado, debemos cambiar cada cierto tiempo el filtro del aceite al igual que ocurre con el filtro del aire tanto del motor como del habitáculo. Dentro de la revisión habitual también se engloba el cambio de pastillas, discos, bujías, ruedas, etc.

Por otro lado, tenemos el filtro de combustible que debemos cambiarlo cada cuatro años o antes de alcanzar los 100.000 kilómetros. De esta forma, estaremos garantizando un suministro constante de carburante limpio de impurezas al motor del coche. Ocurre exactamente lo mismo con el filtro de la caja de cambios automático en aquellos coches que integren esta nueva novedad y tecnología.

Por último, es fundamental revisar de forma visual todos los componentes que se encuentran en el vano motor y que juegan un papel vital para el correcto funcionamiento del propulsor. Estamos hablando, por ejemplo, de las correas auxiliares en las que debemos buscar si existen fisuras o un desgaste bastante pronunciado en las mismas o los manguitos y tubos del coche, los cuales pueden acabar agrietándose con el paso del tiempo y dando lugar a fugas o filtraciones.