Saltar al contenido

Consejos para manejar tu coche en invierno

17/05/2018
Manejar tu coche en invierno
Manejar tu coche en invierno

Cuando se acerca el invierno, sabemos que nuestros coches sufren la dureza de las bajas temperaturas.

Sin contar con que un gran porcentaje de los siniestros en las carreteras, se producen en esta época a causa de la niebla y las lluvias.

En esta oportunidad, ofrecemos algunos tipos para manejar tu coche en el invierno.

En primer plano, debemos seguir algunos procedimientos para proteger el coche de las consecuencias que trae.

La batería

Uno de los artefactos mecánicos que más sufren con las bajas temperaturas son las baterías.

Las viejas baterías eventualmente con el frío extremo, se descargan súbitamente y en ocasiones pierden la capacidad de recuperarse.

Lo primero que debemos hacer, es comprobar si la batería efectivamente ya cuenta con más de cuatro años de vida.

Porque estas seguramente perderán la efectividad; en todo caso, lo mejor sería sustituirla, de otra manera nos encontraremos una mañana con un coche que no arranca.

El líquido refrigerante para soportar el invierno

Para aquellos que viven en temperaturas bajo cero, es necesario comprobar el estado del refrigerante.

Aunque este líquido se caracteriza por ser anticongelante, esto es eficaz a determinadas temperaturas, y puede que el invierno sea más duro de lo normal.

El nivel y el color del líquido son los mejores indicativos del estado del refrigerante; si notamos un color vivo podemos estar tranquilos de que el líquido se encuentra en su estado más óptimo.

En cambio, si el líquido presenta un color traslúcido, es una señal segura de que se encuentra ya estropeado, de manera que perdió sus propiedades anticongelantes.

El motor

El resto de los fluidos del coche y de la mecánica también sufren las crudezas del invierno.

Es por ello que antes de arrancar cada día el coche, es necesario esperar algunos minutos para que el motor y todos sus fluidos alcancen algo de temperatura.

Contrario a esto el motor, al impulsar todos los fluidos a temperaturas muy bajas, pueden estos causar severos daños en su recorrido a través de todas las piezas mecánicas.

Verificar y revisar

Manejar tu coche en invierno
Manejar tu coche en invierno

Frenos

Antes que nada debemos realizar una inspección exhaustiva de los frenos.

Es necesario colocar el coche en manos de verdaderos expertos que verifiquen las pastillas, los discos y el estado de la dirección.

Parabrisas

Cuando vamos a descongelar el parabrisas, debemos asegurarnos de que los cristales tanto delanteros como traseros, están en condiciones de ser barridos, o a lo sumo, utilizar productos especiales para esto.

Calefacción

La calefacción también es importante, tanto para mantener una temperatura soportable en el interior, como para evitar que los cristales se empañen.

Es por esto que también debemos realizar una revisión de estos sistemas.

Luces

Recomendamos mantener las luces encendidas durante el día, pero revisando la regulación, para aprovechar el ángulo luminoso que estas prestan sin cegar a otros conductores.

Neumáticos

En la actualidad, se han ido implementado obligatoriamente los neumáticos de invierno, ya que son más seguros para la conducción en esta época del año.

También debemos comprobar que la profundidad del dibujo, no pase de un mínimo de 1,6 mm, además de la presión.

Elementos en caso de averías

Siempre que hagamos un recorrido, por más corto que sea, es necesario llevar un triángulo de emergencia.

El chaleco reflectante, gato, correas, herramientas y juegos de luces así como también algunos fusibles de repuestos.

Aunque parezca exagerado, tenemos que considerar llevar un pequeño depósito lleno de combustible, guantes, una manta y hasta algo de guarniciones ante la posibilidad de tener que quedarnos retenidos.